Documento sin título

Homilías

11 de Septiembre DOMINGO 24 ANUAL

TRES PARÁBOLAS DE MISERICORDIA; DIOS NOS BUSCA

Estamos en el “Año de la Misericordia” por deseo del Papa Francisco. Las tres lecturas bíblicas de este domingo nos hablan de la misericordia de Dios. Misericordia viene de: miseri (pobres) y cor (corazón). O sea, que es poner el corazón de Dios sobre los pobres que somos todos los mortales. Dios nos ama, se compadece de nosotros, nos perdona siempre.

  Estamos en el “Año de la Misericordia” por deseo del Papa Francisco.

Las tres lecturas bíblicas de este domingo nos hablan de la misericordia de Dios. Misericordia viene de: miseri (pobres) y cor (corazón). O sea, que es poner el corazón de Dios sobre los pobres que somos todos los mortales. Dios nos ama, se compadece de nosotros, nos perdona siempre.

  En la primera lectura del libro del Éxodo, cuando Moisés intercede ante Dios para que perdone la idolatría del pueblo, se nos dice: y el Señor se arrepintió de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo...

  En la segunda lectura, S. Pablo escribe a su discípulo Timoteo: Y por eso Dios se compadeció de mí: para que en mí, el primero, mostrara Cristo toda su paciencia, y pudiera ser modelo de todos los que creerán en él...

  Y en el evangelio, después de presentar la parábola de la oveja perdida, la parábola de la mujer que había perdido una moneda, y la parábola del hijo pródigo, Jesús pone en boca del padre que perdona al hijo menor, las siguientes palabras dirigidas al que no perdona hermano mayor (los fariseos): Deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido, estaba perdido, y lo hemos encontrado...

  He puesto en el título: DIOS NOS BUSCA, porque así lo expresa Jesús: el pastor que busca a la oveja perdida (que somos cualquiera de nosotros) es Dios; la mujer que barre su casa y busca la moneda perdida es Dios con entrañas de madre; y el padre del hijo pródigo es Dios Padre: Abba, a quien refleja Jesús, Dios Hijo tan bien.

  Frente a todos nuestros habidos y posibles alejamientos, el Señor nos busca siempre. Ya dijo Pascal en boca de Dios: No me buscarías si no me hubieras encontrado. Es decir, Dios nos busca y encuentra primero y provoca con ello en nosotros la búsqueda agradecida y por amor. Y al final, la fiesta: la alegría de Dios Padre, de Jesús, de los ángeles en el cielo, de nosotros mismos dentro del corazón renovado...

  El místico ruso San Nicolás Cabasilas (1322-1391), en su libro “La Vida en Cristo” dice:

  “Los sacramentos son los signos de la muerte y sepultura de Cristo. Gracias a ellos somos engendrados para la vida sobrenatural, crecemos y nos unimos de modo admirable al Salvador. Gracias a ellos, como dice san Pablo: En Él vivimos, nos movemos y existimos. El bautismo nos otorga poder ser y subsistir en Cristo...La unción santa confirma al nuevo cristiano comunicándole las energías propias para esta vida. La eucaristía prolonga esta vida y la mantene en todo su vigor..En resumen, vivimos gracias a este pan, nos robustecemos por esta unción, después de haber recibido el ser en la inmersión del bautismo. Vivimos en Dios, transportados de este mundo visible al mundo invisible. No cambiamos de lugar, pero cambiamos de existencia y de vida, porque no somos nosotros los que nos movemos y nos elevamos hacia Dios, sino que es Dios el que ha venido y ha descendido hacia nosotros. No lo hemos buscado, hemos sido buscados por Él. No ha sido la oveja la que ha ido en busca del pastor, ni la moneda en busca de la dueña, sino que el Amo se ha inclinado sobre la tierra y ha reencontrado su imagen. Ha sido el Pastor quien se fue a los lugares donde erraba la oveja perdida y la cogió sobre sus hombros y la salvó de los precipicios. No obstante, no por esto nos ha trasladado a otro lugar: nos ha dejado en la tierra, siendo celestiales por la infusión de su vida en nuestras almas. No nos asciende a los cielos, sino que abaja el cielo hasta nosotros, según la palabra del salmista: Inclinó los cielos y bajó”.

  Termino con el soneto del segoviano Juan de Contreras y López de Ayala (1893-1978), más conocido como “el Marqués de Lozoya” titulado:

  YO HE SENTIDO, SEÑOR, TU VOZ AMANTE

  Yo he sentido, Señor, tu voz amante

en el misterio de las noches bellas,

y en el suave temblor de las estrellas

la armonía gocé de tu semblante.

  No me llegó tu acento amenazante

entre el fragor de trueno y de centellas,

¡al ánima llamaron tus querellas

como el tenue vagido de un infante!

  ¿Por qué no obedecí cuando le oía?

¿Quién me hizo abandonar tu franca vía

y hundirme en las tinieblas del vacío?

  Haz, mi dulce Señor, que en la serena

noche vuelva a escuchar tu cantilena;

¡ya no seré cobarde, Padre mío!                     j.v.c. 


En breve

ORACIÓN DE SAN IGNACIO Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y voluntad: Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno. Disponed conforme a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que esto solo me basta

15 DE SEPTIEMBRE: DOMINGO 24 DEL TIEMPO ORDINARIO

LA MISERICORDIA DE DIOS

Las tres lecturas de este domingo nos hablan de “la misericordia de Dios”.