Documento sin título

Homilías

6 DE MARZO: 4º DOMINGO DE CUARESMA

EL PADRE MISERICORDIOSO

Este domingo cuarto de Cuaresma ha sido también llamado “Dominica Laetare”: “domingo de la Alegría”, porque estamos ya en la mitad de la Cuaresma, más cerca del misterio pascual de la muerte y resurrección de Jesucristo nuestro Señor, que nos redime y concede la gracia de fe y esperanza en nuestra resurrección futura. ¡Esta es nuestra alegría agradecida!

PARÁBOLA DEL PADRE MISERICORDIOSO

 

  Este domingo cuarto de Cuaresma ha sido también llamado “Dominica Laetare”: “domingo de la Alegría”, porque estamos ya en la mitad de la Cuaresma, más cerca del misterio pascual de la muerte y resurrección de Jesucristo nuestro Señor, que nos redime y concede la gracia de fe y esperanza en nuestra resurrección futura. ¡Esta es nuestra alegría agradecida!

  Y este domingo nos habla Jesús en el evangelio con la “Parábola del hijo pródigo”, que podemos llamar también “parábola del Padre misericordioso”. Esta parábola de Jesús es central en este “Año de la Misericordia” que ha proclamado el Papa Francisco.

  En la primera lectura, Josué expresa la misericordia de Dios que sacó a su pueblo de Egipto y al entrar en la “Tierra Prometida” comieron de la cosecha de esa tierra de Canaán.

  En la segunda lectura, S. Pablo expresa también la misericordia divina porque como dice él: “El que es de Cristo es una creatura nueva: lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado. Todo esto viene de Dios, que por medio de Cristo nos reconcilió consigo y nos encargó el servicio de reconciliar”...o sea, de ser misericordiosos con todos nuestros prójimos, tal como Dios Padre, en Cristo, lo es para con todos nosotros.

  Y en el evangelio, podemos decir que cuando el hijo pródigo se convierte y vuelve a casa, en él: “lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado”...¿Cómo sería la actitud del hijo pródigo para con su padre después de recibir el perdón con tanto honor: “sandalias” signo de que no es “esclavo” que iban descalzos sino hijo; “anillo” que no es signo de poder como en aquella tríada de películas llamadas “el señor de los anillos”, sino signo de “alianza fiel”?...

¡Con cuánta gratitud, amor y esfuerzo trabajaría el hijo menor en el campo de su padre al día siguiente!...

  Kierkegaard dijo que la vida de muchos se desenvuelve en tres etapas, como en el hijo pródigo: 1ª. “etapa estética”: el hijo sale con su dinero a gozar de todos los placeres sensuales de la vida hasta que se queda sin nada. 2ª. “etapa moral”: cuando rodeado de cerdos y con hambre piensa en soledad su mala vida y decide volver a casa del padre. 3ª. “etapa religiosa”: de encuentro personal con el padre que tanto le ama y espera cada día su retorno...

  Pascal hizo decir a Dios: “No me buscarías si no me hubieses encontrado ya”. Pero creo que es mejor entender esas palabras en boca de Dios como diciendo: “No me buscarías si yo no te hubiera ya encontrado”... ¡Dios a la búsqueda y espera!

  S. Pedro Crisólogo lo expresa muy bien en un sermón sobre el perdón:

  “Si no nos gusta la conducta del hijo pródigo, en lo que se refiere a nosotros ¡no nos alejemos nunca de un padre como éste! Tan solo ver a este padre nos hace huir del pecado, rechazar la falta, excluir toda mala conducta y toda tentación...¿Qué falsa razón hay para temer? Ninguna, a no ser que se tema el encuentro con el padre, que se tenga miedo a sus besos y a sus abrazos...Dice el padre: Celebremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido y lo hemos encontrado. Después de haber escuchado esto, ¿podemos todavía demorarnos? ¿A qué esperamos para volver al Padre?”...

  Termino con la poesía de Patxi Loidi titulada:

   CADA MAÑANA

  Cada mañana sales al balcón

y oteas el horizonte

por ver si vuelvo.

  Cada mañana bajas saltando las escaleras

y echas a correr por el campo

cuando me adivinas a lo lejos.

  Cada mañana me cortas la palabra

te abalanzas sobre mí

y me rodeas con un abrazo redondo

el cuerpo entero.

  Cada mañana contratas la banda de músicos

y organizas una fiesta por mí

por el ancho mundo.

  Cada mañana me dices al oído

con voz de primavera:

“Hoy puedes empezar de cero”.

 

   j.v.c. 


En breve

COMUNIDAD VIRTUAL

Nuestro EQUIPO lo integramos laicos y sacerdotes de distintos países y edades. Nos vincula la Fe, la Esperanza y el Amor. Unámonos en familia, cantando y compartiendo la Palabra de Dios.

1 DE MARZO: PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

LAVARSE LA CARA CON ARENA, desde Tokyo por el padre Juan Vicente Catret S.J.

Titulo esta homilía con esa frase: “lavarse la cara con arena”. Es lo que hacen los beduinos del desierto. Se frotan la cara con arena a falta de agua y les va muy bien. Así debemos hacer nosotros.