Documento sin ttulo

Homilías

31 DE ENERO: DOMINGO CUARTO ANUAL

“¿NO ES ÉSTE EL HIJO DE JOSÉ?”

Esta pregunta de los paisanos de Nazaret me parece clave para alimentarnos este domingo de la Palabra de Dios. Jesús anuncia en la sinagoga de Nazaret que el programa anunciado por Isaías (el que escuchamos el domingo pasado) es el suyo y se realiza “hoy”. Es decir, en aquel hoy y en nuestro hoy...

         Pero los Nazaretanos no podían comprender a un Dios cercano, encarnado, en aquel Jesús que conocían desde niño: “¿No es éste el hijo de José?”...del carpintero del pueblo... Le piden milagros allí mismo, en su pueblo, si es que los puede hacer. Y encima Jesús dice que viene a anunciar un “año de gracia”, cuando ellos esperaban un “año de venganza” de los enemigos de Israel, y todavía más, pone ejemplos alabando a extranjeros: la viuda de Sarepta, el leproso sirio Naamán”.

  Y es por eso que lo echan de Nazaret, casi lo quieren despeñar. “Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba”. Comenta S. Agustín: “Temo a Jesús que pasa de largo”...

  Esa doctrina de Jesús es la del “amor” (agape) que exalta S. Pablo en la segunda lectura de hoy: “la canción del amor”...Saboreémosla.

  Ya antes, el profeta Jeremías, tal como nos dice la primera lectura, fue llamado por Dios desde niño para ser profeta entre su pueblo, pero lo rechazaron, lo mismo que a Jesús en Nazaret y luego hasta la cruz...

  Respecto de la “doctrina nueva llena de autoridad” con que habla Jesús, comenta S. Jerónimo: “Pues no decía: “Esto dice el Señor”, o “El que me envió dice lo siguiente”, sino que hablaba Él en persona, el que antes había hablado por medio de los profetas. Una cosa es decir: “Está escrito”; otra, decir: “Esto dice el Señor”; y otra, decir: “En verdad os digo”. No enseñaba como un maestro, sino como el Señor; no hablaba apoyándose en otra autoridad, sino que hablaba Él mismo con la autoridad que le era propia”.

  Respecto a ese rechazo de Jesús en Nazaret y también hoy día por muchos, dice el Catecismo de la Iglesia Católica:

  “El amor paciente de Dios (su misericordia) sale al encuentro del hombre con sus Alianzas, con la encarnación redentora de su Hijo, con el don del Espíritu, con la congregación de la Iglesia, con la fuerza de los sacramentos, con la llamada a una vida bienaventurada que las criaturas son invitadas a aceptar libremente, pero a la cual, también libremente, por un misterio terrible, pueden negarse o rechazar.

  Hoy estamos llamados a recibir con gozo el mensaje de misericordia que nos trae Jesús, mensaje de amor y a encontrarle – como decía con gracia Sta. Teresa de Ávila – “hasta entre los pucheros”... “Oración es hablar de amistad con Jesús”, también decía Sta. Teresa.

  Hay una poesía apropiada para reflexionar y rezar por los que rechazan a Jesús...Es de José Luis Hermosilla y se titula:

  MAR SIN AGUA

  Mar sin agua,

hombre sin corazón,

pájaro sin libertad,

mundo sin amor.

  Manos sin cadenas,

cielo sin estrellas,

niño sin sonrisa,

campo sin sol,

hombre sin fe,

hombre sin Dios,

hombre que busca

busca sin hallar.

  Rico sin pobreza,

sueños y sólo sueños;

vida sin amor,

llanto sin lágrimas,

dolor y más dolor.

  Mirada sin horizontes:

¡Nos haces falta tú!

 

  j.v.c. 


En breve

COMUNIDAD VIRTUAL

Nuestro EQUIPO lo integramos laicos y sacerdotes de distintos países y edades. Nos vincula la Fe, la Esperanza y el Amor. Unámonos en familia, cantando y compartiendo la Palabra de Dios.

1 DE MARZO: PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

LAVARSE LA CARA CON ARENA, desde Tokyo por el padre Juan Vicente Catret S.J.

Titulo esta homilía con esa frase: “lavarse la cara con arena”. Es lo que hacen los beduinos del desierto. Se frotan la cara con arena a falta de agua y les va muy bien. Así debemos hacer nosotros.