Documento sin título

Homilías

HOY BRILLAN SUS CINCO LLAGAS

Domingo de la Ascensión 2024

En mi vida, ¿he recibido heridas… me han quedado llagas? Al ver los muchos males del mundo que nos rodea ¿hemos perdido la esperanza?

HOY BRILLAN SUS CINCO LLAGAS

En este séptimo domingo del Tiempo Pascual celebramos la Ascensión del Señor. Al subir a los cielos a la vista de sus discípulos, Jesús cierra el período terrestre de su vida. Tengamos presente que el Dios Eterno, Inmortal e Invisible quiso entrar en nuestra vida terrena y mortal para demostrarnos su amor dándonos acceso a la Inmortalidad.

El Canto de entrada sugerido para hoy  es  “Jerusalén está en fiesta” del P. Esteban Gumucio SS.CC.  Los trozos bíblicos del Domingo de la Ascensión son: Hechos 1, 1-11; Salmo 46;Efesios 1, 17-23; Mateo 28, 19-20 y MARCOS 16, 15-20.

Titulamos esta reflexión con la frase “Hoy brillan sus cinco llagas”, de la mencionada canción. En ella, el autor quiere compartir con nosotros lo mismo que San Pablo quiso compartir con sus fieles de Éfeso y que escuchamos en la Segunda Lectura de hoy: “valorar la esperanza a la que hemos sido llamados”. Este domingo celebramos el día de la ESPERANZA cristiana.

¿Qué significa el brillo de las cinco llagas?  Las llagas recuerdan heridas, dolor y sufrimiento. El, brillo quiere significarnos alegría, gozo, luminosidad, triunfo sobre el dolor. Precisamente es éste el sentido que Jesucristo vino a darle a nuestra vida humana. Es la luz que vence a la oscuridad. Es Dios que se une a la humanidad para que la humanidad pudiera unirse a Dios

Dios se hace hombre en el Misterio de la Encarnación. Este Dios hecho Hombre recorre un camino plenamente humano con trabajos, sacrificios, esfuerzo y dolor, pasando por el Misterio Pascual con su Pasión, Muerte y Resurrección, culminando con su Ascensión. Es aquí donde se cierra el círculo de Dios entre nosotros y se abre el círculo de nosotros en Dios.

¿Cómo no va a ser esperanzador el hecho que tenemos la puerta abierta para una gozosa eternidad? Ésta es la verdad que llena nuestra alma de ESPERANZA. El Cielo no es inaccesible; al contrario: está abierto, esperándonos.

Ante tan buena noticia, ¿podemos los cristianos guardarnos este tesoro? ¿Podríamos morir tranquilos y partir al cielo sin haber compartido esta preciosa noticia? Estaríamos contradiciendo lo que más quiso Jesucristo y que hemos leído y escuchado en la Primera Lectura y en el Evangelio de hoy. Son palabras de Jesús; sus últimas recomendaciones: “Recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán ms testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra” (Hechos de los Apóstoles, capítulo 1). En el Evangelio de San Marcos leemos hoy: “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación”.

Todos los que nos consideramos cristianos hemos recibido del propio Jesús esta misión: EVANGELIZAR, compartir la Buena Noticia: TENEMOS ESPERANZA. Podemos haber sufrido heridas, podemos haber padecido diversos dolores en el cuerpo o en el alma, pero esas llagas, con  Jesucristo, brillarán.

Para reflexionar:

  1. En mi vida, ¿he recibido heridas… me han quedado llagas?
  2. ¿Las he unido a las de Cristo?
  3. Al ver los muchos males del mundo que nos rodea ¿hemos perdido la esperanza? Conversémoslo con Dios en nuestra oración.
  4. Preguntémonos: ¿Qué podemos hacer para devolver la ESPERANZA a nuestro alrededor?

 

 

 


En breve

COMUNIDAD VIRTUAL

Nuestro EQUIPO lo hemos integrado laicos y sacerdotes de distintos países y edades. Nos vincula la Fe, la Esperanza y el Amor. Unámonos en familia, cantando y compartiendo la Palabra de Dios.

CONVERSIÓN – SANACIÓN

Reflexión a partir de las lecturas bíblicas del 15° domingo del Año Litúrgico

¿Nos hemos sentido llamados a la CONVERSIÓN? ¿De qué? ¿En qué? ¿Hemos notado en nuestro interior algún tipo de SANACIÓN? ¿De qué? ¿Tiene algo que ver la “corrección fraterna” con el “llamado a la conversión”?