Documento sin título

Homilías

31 de Octubre: DOMINGO 31 DEL TIEMPO ORDINARIO

EL PRIMER MANDAMIENTO SON DOS por Juan Vicente Catret S.J.

Cuando un letrado se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Qué mandamiento es el primero de todos? Respondió Jesús: El primero es: “Escucha, el Señor nuestro Dios es el único Señor: Amarás al Señor con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos”.

Jesús une los dos mandamientos en uno, es decir el amor vertical a Dios Padre y el amor horizontal al prójimo. Por eso podemos decir que “el primer mandamiento son dos”.

Los judíos tenían hasta 613 preceptos, en su mayoría negativos, y 248 imposiciones. Es difícil orientarse ante aquel barullo de disposiciones. ¿Cómo fijar una jerarquía de valores en aquel cúmulo de leyes? Jesús quiere para ello que acudamos a la fuente de esos valores, que es “el amor de Dios”, porque “Dios es Amor” (1 Juan 4, 7). El amor al prójimo nace del amor de Dios.

En el Japón todos los cristianos sabemos y creemos que el en Shintoísmo “Dios es la Naturaleza”: Dios del monte, Dios del agua, etc.; en el Budismo “Dios(Buda) es la nada”; pero que para el Cristianismo “Dios es el Amor”.

El Concilio Vaticano II, en su Constitución dogmática sobre la Iglesia “Lumen Gentium” n.42 nos dice:

“Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él. Y Dios derramó su amor en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado. Por consiguiente, el don principal y más necesario es el amor con que amamos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo por él. Pero a fin de que el amor crezca en el alma como una buena semilla y fructifique, que cada uno de los fieles debe escuchar de buena gana la Palabra de Dios y cumplir con obras su voluntad, con la ayuda de su gracia, participar frecuentemente en los sacramentos, sobre todo en el de la Eucaristía, y en otras funciones sagradas, y aplicarse de una manera constante a la oración, a la abnegación de sí mismo, y a un fraterno y solícito servicio de los demás y al ejercicio de todas las virtudes. Porque el amor, como vínculo de la perfección y plenitud de la ley, regula todos los medios de santificación, los informa y los conduce a su fin. De ahí que el amor a Dios y al prójimo sea la característica distintiva del verdadero discípulo de Cristo”.

Termino con una poesía del poeta nacido en Toledo en el siglo XVI fray Damián de Vegas titulada:

Del amor de Dios y del prójimo

Los dos amores, de Dios

y del prójimo, pensad

que son una caridad,

y no dos.

Habéis de considerar

dos ramos en un pezón,

que, aunque, desiguales son,

creciendo van a la par.

Pues así el amor de Dios

y el de la projimidad

son sólo una caridad,

y no dos.

Imposible es que a lo alto

del amor de Dios subáis

si en el del prójimo estáis

ratero, imperfecto y falto;

porque este amor y el de Dios

tienen tan gran hermandad,

que son una caridad,

y no dos.

De aquí quedará entendido

lo que la Escritura clama:

que quien al prójimo ama

la ley de Dios ha cumplido;

pues claro está que ama a Dios

el que a la projimidad fía

sola una caridad,

y no dos.

 


En breve

COMUNIDAD VIRTUAL

Nuestro EQUIPO lo integramos laicos y sacerdotes de distintos pai­ses y edades. Nos vincula la Fe, la Esperanza y el Amor. Unamonos en familia y compartamos la Palabra de Dios.

DOMINGO 21 DE NOVIEMBRE 2021

JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO por el P. Juan Vicente Catret S.J.

Así es. Jesucristo es el “Rey del Universo”. El “Alfa y Omega”: “Principio y Fin” de todo el universo, de todo lo creado.