Documento sin título

Homilías

Domingo 30 de agosto 2020 (Vigesimosegundo del tiempo ordinario. Color: verde)

ES FUEGO TU PALABRA

Debido a la pandemia, la Fiesta de Santa Rosa de Lima no podrá celebrarse públicamente, no obstante, saludamos cordialmente a todas las Rosas en su onomástico. Podremos participar de la MiSA “on-line”, celebrada en la Iglesia jesuita de Calera de Tango a las 11:30 Adelantamos los textos litúrgicos, de modo que puedan leerlos con anticipación y comentarlos en familia. Si desean unirse a la reunión Zoom, digite a las 11:25

https://us02web.zoom.us/j/9359877868?pwd=M2ZpSUZLN2lFVlJSVzhjUlZtVnBtZz09

ID de reunión: 935 987 7868   Código de acceso: iglesiacal

Antífona de entrada             Cf. Sal 85, 3. 5

Ten piedad de mí, Señor, porque te invoco todo el día. Tú, Señor, eres bueno e indulgente, rico en misericordia con aquellos que te invocan.

Gloria

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso, de quien procede todo bien perfecto, infunde en nuestros corazones el amor de tu nombre, para que, haciendo más religiosa nuestra vida, acrecientes en nosotros lo que es bueno y lo conserves constantemente. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

La palabra del Señor es para mí oprobio.

Lectura del libro de Jeremías    20, 7-9

¡Tú me has seducido, Señor, y yo me dejé seducir! ¡Me has forzado y has prevalecido! Soy motivo de risa todo el día; todos se burlan de mí. Cada vez que hablo, es para gritar, para clamar: ¡Violencia, devastación! Porque la palabra del Señor es para mí oprobio y afrenta todo el día. Entonces dije: No lo voy a mencionar, ni hablaré más en su Nombre. Pero había en mi corazón como un fuego abrasador, encerrado en mis huesos: me esforzaba por contenerlo, pero no podía.

SALMO RESPONSORIAL   62, 2-6. 8-9

R/. Mi alma tiene sed de ti, Señor, Dios mío.

Señor, Tú eres mi Dios, yo te busco ardientemente; mi alma tiene sed de ti, por ti suspira mi carne como tierra sedienta, reseca y sin agua.

Sí, yo te contemplé en el Santuario para ver tu poder y tu gloria. Porque tu amor vale más que la vida, mis labios te alabarán.

Así te bendeciré mientras viva y alzaré mis manos en tu Nombre. Mi alma quedará saciada como con un manjar delicioso, y mi boca te alabará con júbilo en los labios.

Veo que has sido mi ayuda y soy feliz a la sombra de tus alas. Mi alma está unida a ti, tu mano me sostiene.

 

SEGUNDA LECTURA

Ofrézcanse ustedes mismos como una víctima viva.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma   12, 1-2

Hermanos, yo los exhorto por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una víctima viva, santa y agradable a Dios: este es el culto espiritual que deben ofrecer.

No tomen como modelo a este mundo. Por el contrario, transfórmense interiormente renovando su mentalidad, a fin de que puedan discernir cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

EVANGELIO

ACLAMACIÓN AL EVANGELIO   Cf. Ef 1, 17-18

Aleluya.

El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine nuestros corazones, para que podamos valorar la esperanza a la que hemos sido llamados. Aleluya.

 

EVANGELIO

El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo   16, 21-27

Jesús comenzó a anunciar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, y sufrir mucho de parte de los ancianos, de los sumos sacerdotes y de los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar al tercer día.

Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo, diciendo: Dios no lo permita, Señor, eso no sucederá.

Pero Él, dándose vuelta, dijo a Pedro: ¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Tú eres para mí un obstáculo, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres.

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará.

¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida?

Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre, rodeado de sus ángeles, y entonces pagará a cada uno de acuerdo con sus obras.

Credo "SEÑOR, YO CREO, PERO AUMENTA MI FE"

Oración de los fieles

Pidamos, hermanos, al Señor que incline su oído hacia el pueblo que le suplica:

Tengamos presente, hermanos, en nuestras oraciones a la Iglesia santa, católica y apostólica, para que el Señor la haga crecer en la fe, la esperanza y la caridad.

Oremos también por los pecadores, por los encarcelados, por los enfermos y por los que están lejos de sus hogares, para que el Señor los proteja, los libere, les devuelva la salud y los consuele.

Oremos también por las almas de todos los difuntos, para que Dios, en su bondad, quiera admitirlos en el coro de los santos y de los elegidos.

Pidamos también por los que nos disponemos a celebrar la Eucaristía, para que el Señor perdone las culpas de los que vamos a participar de sus sacramentos, otorgue sus premios a los que ejercerán los diversos ministerios y dé la salvación a todos aquellos por los que ofrecemos nuestro sacrificio.

Escucha, Señor, las oraciones de tu pueblo y renuévanos con tu Espíritu de verdad, para que nunca nos dejemos engañar por las seducciones del mundo, sino que, como verdaderos discípulos de tu Hijo, sepamos discernir lo bueno, lo que te agrada, lo perfecto, y carguemos con la cruz, acompañando a Cristo, nuestra esperanza. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

LITURGIA EUCARÍSTICA

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te pedimos, Dios nuestro, que esta ofrenda sagrada nos alcance tu bendición salvadora y se cumpla en nosotros lo que celebramos en esta liturgia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión Sal 30, 20

Qué grande es tu bondad, Señor. Tú la reservas para tus fieles.

 

ORACIÓN para LA COMUNIÓN Espiritual

Desde el fondo de nuestro corazón, creemos, Señor Jesús, que Tú estás presente en la Hostia Consagrada, en el Pan Eucarístico. Te adoramos y reconocemos que eres nuestro Dios y deseamos recibirte en el Sacramento. Tú nos dijiste que ibas a estar presente cuando dos o más nos reuniéramos en tu nombre. Hoy lo estamos haciendo y te invitamos a venir a nuestras casas y a nuestros corazones. ¡Quédate con nosotros y no permitas que nos apartemos de Ti!

 

BENDICIÓN FINAL

 

Canción del Testigo

 

POR TI, MI DIOS, CANTANDO VOY,

LA ALEGRÍA DE SER TU TESTIGO, SEÑOR.

  

1. Es fuego tu palabra que mi boca quemó,

mis labios ya son llamas y ceniza mi voz,

da miedo proclamarla, pero Tú me dices:

no temas, contigo estoy.

 

2. Tu palabra es una carga que mi espalda dobló,

es brasa tu mensaje que mi lengua secó.

Déjate quemar, si quieres alumbrar,

no temas, contigo estoy.

 

3. Me mandas que cante con toda mi voz,

no sé cómo cantar tu mensaje de amor;

los hombres me preguntan cuál es mi misión,

les digo: testigo soy.

 

 


En breve

COMUNIDAD VIRTUAL

Nuestro EQUIPO lo integramos laicos y sacerdotes de distintos pai­ses y edades. Nos vincula la Fe, la Esperanza y el Amor. Unamonos en familia y compartamos la Palabra de Dios.

Domingo 24 de enero de 2021

VENGAN CONMIGO

El evangelio de este domingo nos refiere el comienzo del ministerio de Jesús. Tras su bautismo y las tentaciones en el desierto, empieza su ministerio con un mensaje fundamental y con una importante iniciativa: la llamada a los primeros discípulos.