Documento sin ttulo

Homilías

26 DE ENERO: DOMINGO TERCERO ORDINARIO ciclo A

DEJAR LAS REDES, desde Tokyo por el Padre Juan Vicente Catret S.J.

Titulo esta homilía "dejar las redes", inspirado en el evangelio, cuando Jesús llama a sus primeros discípulos y ellos dejando las redes de pescar le siguieron de inmediato.

El evangelio de este domingo nos dice primero que Jesús al comienzo de su predicación decía: “convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos”,,,

Su luz, anunciada por el profeta Isaías (1ra. lectura) se esparce ya...Luz que invita a a convertirse, a vencer rencillas, como invita a hacer San Pablo en la segunda lectura: “poneos de acuerdo y no andéis divididos”...

Luz y llamada de Jesús a sus primeros discípulos que, como decía al principio, “dejan las redes” y siguen a Jesús para “pescar hombres”...

¿Qué quiere decir “dejar las redes” y “pescar hombres”? ¿Qué redes debemos dejar nosotros? ¿Qué es lo que nos impide seguir a Jesús más de cerca y “pescar” personas para que amen a Jesús?

La respuesta es nuestro ejemplo, nuestra invitación a acoger el evangelio hecha a los demás, pues puede verse dificultada si estamos demasiado pegados a “las redes” de las cosas .

San Juan de la Cruz lo expresó muy gráficamente con esta historieta:

“Un ave que esté atada, si ve volar otros pájaros y quiere volar con ellos por el cielo, no lo va a conseguir si no es capaz de romper la cuerda o hilo, sea gordo y fino, que la ata”.

Si no hay fuerza para romper el obstáculo, no importa que éste sea muy fino, como el hilo de la historieta.

Nosotros podemos estar pegados a “cositas”, a vicios pequeños que nos impiden volar...Hoy tenemos que pedir esa gracia de la “libertad de corazón”, que San Ignacio llama “la indiferencia” ante todo lo creado. Ello supone una “metanoia” o “conversión” de pensamiento, afecto, amor a todas las cosas, 

Seguir a Jesús con ilusión, mirando al futuro, no al pasado, con ilusión, en postura de confianza total en Jesús, dejarse hacer por él, que nos invita a seguirle con su mirada afectuosa y poderosa.

Termino con una poesía de las Oblatas de Cristo Sacerdote, titulada:

¡Ven a buscarme, Señor!
Cuando al fin de la jornada
me concedas el descanso,
cuando sienta ya mi nada,
para entrar en tu remanso,

¡ven a buscarme, Señor!
Cuando a tus playas eternas
de mi vida la barquilla
llegue a tocar las arenas,
de sus aguas a la orilla,
¡sal a buscarme, Señor!
Cuando el gozo de la muerte
me descubra tu semblante,
cuando con gozo anhelante
reciba tu abrazo fuerte,
¡no me sueltes ya, Señor!


En breve

COMUNIDAD VIRTUAL

Nuestro EQUIPO lo integramos laicos y sacerdotes de distintos pai­ses y edades. Nos vincula la Fe, la Esperanza y el Amor. Unamonos en familia y compartamos la Palabra de Dios.

28 de JUNIO 2020

ACOGIDA, MUERTE, VIDA

Estas tres palabras o lo que ellas significan, est�¡n presentes en las tres kecturas del d�­a de hoy.