Documento sin título

Homilías

26 DE ENERO: DOMINGO TERCERO ORDINARIO ciclo A

DEJAR LAS REDES, desde Tokyo por el Padre Juan Vicente Catret S.J.

Titulo esta homilía "dejar las redes", inspirado en el evangelio, cuando Jesús llama a sus primeros discípulos y ellos dejando las redes de pescar le siguieron de inmediato.

El evangelio de este domingo nos dice primero que Jesús al comienzo de su predicación decía: “convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos”,,,

Su luz, anunciada por el profeta Isaías (1ra. lectura) se esparce ya...Luz que invita a a convertirse, a vencer rencillas, como invita a hacer San Pablo en la segunda lectura: “poneos de acuerdo y no andéis divididos”...

Luz y llamada de Jesús a sus primeros discípulos que, como decía al principio, “dejan las redes” y siguen a Jesús para “pescar hombres”...

¿Qué quiere decir “dejar las redes” y “pescar hombres”? ¿Qué redes debemos dejar nosotros? ¿Qué es lo que nos impide seguir a Jesús más de cerca y “pescar” personas para que amen a Jesús?

La respuesta es nuestro ejemplo, nuestra invitación a acoger el evangelio hecha a los demás, pues puede verse dificultada si estamos demasiado pegados a “las redes” de las cosas .

San Juan de la Cruz lo expresó muy gráficamente con esta historieta:

“Un ave que esté atada, si ve volar otros pájaros y quiere volar con ellos por el cielo, no lo va a conseguir si no es capaz de romper la cuerda o hilo, sea gordo y fino, que la ata”.

Si no hay fuerza para romper el obstáculo, no importa que éste sea muy fino, como el hilo de la historieta.

Nosotros podemos estar pegados a “cositas”, a vicios pequeños que nos impiden volar...Hoy tenemos que pedir esa gracia de la “libertad de corazón”, que San Ignacio llama “la indiferencia” ante todo lo creado. Ello supone una “metanoia” o “conversión” de pensamiento, afecto, amor a todas las cosas, 

Seguir a Jesús con ilusión, mirando al futuro, no al pasado, con ilusión, en postura de confianza total en Jesús, dejarse hacer por él, que nos invita a seguirle con su mirada afectuosa y poderosa.

Termino con una poesía de las Oblatas de Cristo Sacerdote, titulada:

¡Ven a buscarme, Señor!
Cuando al fin de la jornada
me concedas el descanso,
cuando sienta ya mi nada,
para entrar en tu remanso,

¡ven a buscarme, Señor!
Cuando a tus playas eternas
de mi vida la barquilla
llegue a tocar las arenas,
de sus aguas a la orilla,
¡sal a buscarme, Señor!
Cuando el gozo de la muerte
me descubra tu semblante,
cuando con gozo anhelante
reciba tu abrazo fuerte,
¡no me sueltes ya, Señor!


En breve

PARTITURAS ORIGINALES

Ver PUBLICACIONES N°75 varias partituras originales con himnos del Breviario y otras piezas musicales de canto monódico para ser utilizadas en la Liturgia.

1 DE MARZO: PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

LAVARSE LA CARA CON ARENA, desde Tokyo por el padre Juan Vicente Catret S.J.

Titulo esta homilía con esa frase: “lavarse la cara con arena”. Es lo que hacen los beduinos del desierto. Se frotan la cara con arena a falta de agua y les va muy bien. Así debemos hacer nosotros.