Documento sin título

Homilías

TODOS LOS SANTOS; 1 DE NOVIEMBRE

Sólo Tú eres Santo

Cada semana rezamos: "Sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tu Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre". ¿No lo hemos cantado y rezado miles de veces? "Lex orandi, lex credendi"... si lo estamos rezando con sinceridad es porque así lo creemos.

"Sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tú Altisimo Jesucristo". Estas palabras las rezamos o cantamos cada domingo. "Lex orandi, lex credendi": Si lo rezamos es porque lo creemos. Jesús nos trasmite su mensaje y nos pregunta a cada uno: "¿Me crees?" y yo, ¿qué puedo responderle? "Señor, te creo, pero aumenta mi Fe".

" Porque tú me crees, eres mi hermano... y porque eres mi hermano, Yo comparto contigo lo que yo soy: te comparto mi Santidad". Así pues, en la medida que nos unimos a Jesús por la Fe, Él nos comparte su Santidad. 

Durante dos mil años, a partir de María, hombre y mujeres han abierto sus corazones a Jesús y Él los ha hecho santos. hoy Jesús sigue invitándonos a la santidad por la Fe en Él, traducida en obras hacia nuestro prójimo.

 


En breve

ORACIÓN DE SAN IGNACIO Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y voluntad: Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno. Disponed conforme a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que esto solo me basta

8 de diciembre de 2019: MARÍA, LLENA DE GRACIA

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

¿Puede haber algo más contrario al color blanco que el color negro? ¿Puede haber algo más contrario al bien que el mal… a la vida que la muerte? Podríamos seguir con las contradicciones más absolutas que pudieran caber en nuestras mentes. Hoy nos enfrentamos a una contradicción extrema y, sin embargo, nos llenamos de una santa esperanza: EL PECADO ORIGINAL y su contrapartida, LA INMACULADA CONCEPCIÓN.