Documento sin título

Homilías

13 DE ENERO: BAUTISMO DEL SEÑOR

PASAR DE SER SOLITARIOS A SER SOLIDARIOS por Juan Vicente Catret S.J.

El Bautismo de Jesús en el río Jordán a manos de Juan Bautista, nos convierte y hace pasar de ser solitarios, a ser solidarios con Jesús y con todas las personas también. e explico.

  Antes del bautismo de Jesús y del nuestro, estábamos encerrados en la soledad del pecado original. Pero cuando Jesús se hizo bautizar y purificó las aguas del Jordán y de todas las aguas bautismales, nos hizo solidarios con él y con todos los demás bautizados. Bien dijo S. Cirilo de Jerusalén: “Para Jesús, el bautismo fue la “entrada” en el mundo sucio del pecado, y para nosotros el bautismo es la “salida” de ese mundo oscuro del pecado. Pero entrada o salida, nos encontramos juntos en el agua que Jesús purifica”.

  El bautismo, gracia recibida, tiene que ser “manifestado” con una fe consciente, madura, que salga afuera con claridad. Tenemos que manifestar quiénes somos, con nuestro modo de vivir como cristianos.

  El Espíritu Santo desciende sobre Jesús en forma de “paloma”. Es la paloma de la paz, de la renovación, que recuerda a la paloma tras el diluvio. También tenemos otros símbolos del Espíritu Santo en el “fuego”, en el “agua viva”, en el “viento”...El Papa Benedicto XVI escribió que la “paloma” que aparece al rasgarse los cielos, es como la “sonrisa” de Dios Padre que aparece entre las nubes diciendo que Jesús es su “Siervo elegido, en quien ha puesto todas sus complacencias”.

  San Gregorio Nacianceno (329-389) en una homilía sobre el Bautismo de Jesús dijo:

  “Cristo se revela, dejémonos iluminar con Él; Cristo se hace bautizar, descendamos al mismo tiempo que Él para ascender con Él. Juan está bautizando, y Cristo se acerca, tal vez para santificar al mismo tiempo a aquel por quien va a ser bautizado y para sepultar en las aguas al viejo Adán santificando el Jordán antes que a nosotros y por nuestra causa. Jesús, tras sumergirse, asciende de las aguas. En efecto, lleva con Él al mundo y lo hace subir con Él. “Se rasgan lso cielos y se abren: Adán había hecho que se cerraran para sí y para su descendencia, del mismo modo que se había cerrado el paraíso con la espada de fuego. También el Espíritu Santo da testimonio de la divinidad acudiendo a favor de quien es su semejante. Y la voz desciende del cielo, pues allí se encontraba Aquel de quien se había dado testimonio. Nada hay que agrade tanto a Dios como el arrepentimiento y la salvación del hombre, en cuyo beneficio se han pronunciado todas las palabras y revelado todos los misterios. Sed como fuentes de luz en el mundo, para que os convirtáis en una fuerza vivificadora para todos los hombres. Sed como lumbreras perfectas que siguen a la gran Luz, sed iluminados con pureza y claridad por la Trinidad”.

  Quiero terminar con un soneto del sacerdote y poeta granadino Aureliano García Tello (nacido en 1927, aún vive) titulado:

                    EPIFANÍA EN EL JORDÁN

 

  Ábrese el cielo y Dios entra a raudales,

se espeja Dios en el cristal del río;

siente el fatuo, mordiente escalofrío,

a los humildes les hablan las señales.

 

  A compartir el día y noche sales,

la pobreza, el amor, el señorío;

la dulcedumbre de tu poderío

alivia a los humanos de sus males.

 

  Que me penetre tu agua redentora

abriéndose mi carne, como el cielo

miróse en el Jordán. Radiante día

 

  en el suelo de mi alma pecadora.

La paloma aletea raudo el vuelo

Tú eres Soplo de Luz y Epifanía. 


En breve

ORACIÓN DE SAN IGNACIO Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y voluntad: Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno. Disponed conforme a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que esto solo me basta

15 DE SEPTIEMBRE: DOMINGO 24 DEL TIEMPO ORDINARIO

LA MISERICORDIA DE DIOS

Las tres lecturas de este domingo nos hablan de “la misericordia de Dios”.