Documento sin tŪtulo

Homilías

30 DE DICIEMBRE: DOMINGO DE LA SAGRADA FAMILIA

SI LE BUSCAMOS ES PORQUE YA LE HEMOS ENCONTRADO desde Tokyo por Juan Vicente Catret S.J.

Esta frase del t√≠tulo de esta homil√≠a, se inspira en Pascal (1623-1662), el fil√≥sofo franc√©s ‚Äúdel coraz√≥n‚ÄĚ, que dec√≠a que buscamos al Se√Īor porque √Čl nos ha buscado ya antes. Podemos imaginarnos el disgusto de una madre que ha perdido a su hijo, y el posterior gozo al encontrarlo...

 

   Esta frase del título de esta homilía, se inspira en Pascal (1623-1662), el filósofo francés “del corazón”, que decía que buscamos al Señor porque Él nos ha buscado ya antes. Podemos imaginarnos el disgusto de una madre que ha perdido a su hijo, y el posterior gozo al encontrarlo...Eso es lo que le pasó a María, la madre del niño Jesús, cuando después de la peregrinación al Templo de Jerusalén, el niño se quedó allí, y tanto María como José lo encontraron al tercer día en el Templo discutiendo con los sacerdotes y escribas. Pero cuando María le preguntó a Jesús: “¿por qué has hecho esto con nosotros?”...la respuesta les dejó desconcertados: “¿No sabían que yo debía estar en la casa de mi Padre?”...Ese Padre ya no es José: “el padre putativo”, sino “el Padre Eterno”...

 

  Luego, Jesús marchó de nuevo a Nazaret con ellos y el evangelio termina diciendo: “Su madre conservaba todo esto en su corazón. Y Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres”.

 

  Son las “tres S”: sabiduría, salud y santidad”, que nosotros podemos enviar a alguien en su cumpleaños.

 

  Orígenes (185-283), en una homilía sobre este evangelio dijo:

  “Y todos quedaban estupefactos”, dice. ¿De qué se admiraban? No de sus preguntas, sino de sus respuestas. Moisés hablaba y Dios le respondía de viva voz. La respuesta consistía en que Dios instruía a Moisés sobre aquello que éste ignoraba. Unas veces Jesús interroga, otros responde y aunque sus preguntas sean dignas de admiración, mucho más lo son sus respuestas. Por tanto, para que lo podamos escuchar y nos plantee preguntas que Él mismo contestará, pidámosle y busquémoslo con esforzado trabajo y con fatiga; entonces podremos encontrar a quien buscamos. Quien busca a Jesús no debe buscarlo con negligencia, con frivolidad, con inconstancia, como lo buscan algunos. Al contrario, nosotros digamos: Te buscamos apenados.

 

  Lope de Vega (1562-1635), “el príncipe de los poetas españoles” tiene lo que él llama:

            Espinela al Niño perdido

 

  Quien hubiere visto un Niño

perdido de ayer acá,

más blanco y rubio que está

sol dorado de blanco armiño;

vestido con limpio aliño;

que es Príncipe de la Luz,

y por dijes una cruz

_ aunque della se ha venido –

tendrá hallazgo prometido...

Mas, ¡ay engaño cruél,

¡que quien pregunta por Él

es el que viene perdido!

 

   j.v.c.


En breve

COMUNIDAD VIRTUAL

Nuestro EQUIPO lo integramos laicos y sacerdotes de distintos pai­ses y edades. Nos vincula la Fe, la Esperanza y el Amor. Unamonos en familia y compartamos la Palabra de Dios.

25 de octubre de 2020: Trigésimo del Tiempo Ordinario

LOS DOS AMORES

Si hacen da√Īo a la viuda y al hu√©rfano, mi ira arder√° contra ustedes. Amar√°s al Se√Īor, tu Dios, y a tu pr√≥jimo como a ti mismo.