Documento sin título

Homilías

15 DE AGOSTO: LA ASUNCIÓN DE MARÍA

FIESTA DE LA ESPERANZA Y ALEGRÍA

Hoy celebramos la fiesta de la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo.

        

          Es para todos nosotros una fiesta de esperanza y alegría. Esperanza porque María nos anuncia nuestro fin supremo: ir al cielo. Alegría porque nos alegramos con ese triunfo de la Madre de Jesús y nuestra.

  Hoy también celebramos en Japón la fiesta del final de la guerra. El día en que el Emperador del Japón dijo por radio que él no era “el hijo de Dios”, como tradicionalmente se le había considerado hasta entonces. Pedimos por la paz, esa “tranquilidad en el orden”, como definía S. Tomás de Aquino a la “paz”.

  María es asunta al cielo por la victoria sobre la muerte de Cristo resucitado. Se unen aquí la immaculada, la virginidad, la maternidad divina de María, dentro del misterio de Cristo. Así pues, se unen hoy:

  LA MATERNIDAD ESPIRITUAL

  María es la figura de la glorificación final para la Iglesia en peregrinación

hacia la misma meta. Es nuestra madre que intercede por nosotros.

  LA ESPERANZA DE LLEGAR ALLÍ.

  María asunta es el primer signo de esa esperanza para nosotros, todavía en tensión del “aún no”.

  LA TRANSCENDENCIA.

  María asunta nos señala el encuentro final. Nuestro presente está trabajado por el amor a la vida definitiva.

  UNA ANTROPOLOGÍA INTEGRAL.

  Nuestros cuerpo y alma no pueden ser separados definitivamente.

  EL GOZO PASCUAL.

  Un gozo anticipado. Celebramos la gloria en la comunión con los santos, en la glorificación de María, Madre y Reina del Universo.

  Quiero terminar con un poesía de nuestro gran poeta madrileño Félix Lope de Vega (1562-1635) titulada:

                 HOY SUBE AL CIELO MARÍA

  Hoy sube al cielo María,

que Cristo, en honra del suelo,

traslada la casa al cielo,

donde en la tierra vivía.

  Levantad al cielo el vuelo,

de Dios lo fuisteis, y Dios,

por no estar en él sin vos,

  Amor con divino modo

os trasplanta, bella flor,

y, porque prendáis mejor,

os llevan con tierra y todo.

  A su Hija abraza el Padre,

a su Madre el Redentor,

y a su esposa coronada

el Espíritu de amor.

 

  j.v.c.


En breve

COMUNIDAD VIRTUAL

Nuestro EQUIPO lo integramos laicos y sacerdotes de distintos pai­ses y edades. Nos vincula la Fe, la Esperanza y el Amor. Unamonos en familia y compartamos la Palabra de Dios.

DOMINGO 22 DE NOVIEMBRE DE 2020

SOLEMNIDAD DE CRISTO REY

Para recapitular el Año Litúrgico tomamos conciencia de la centralidad de Nuestro Señor Jesucristo que no sólo le da sentido y plenitud a nuestra vida espiritual sino que nos invita y desafía a darle pleno sentido a nuestra VIDA DIARIA en el AMOR.