Documento sin título

Homilías

17 DE JUNIO: DOMINGO 11 DEL TIEMPO ORDINARIO

¿QUÉ CLASE DE ÁRBOL SOMOS? desde Tokyo por el P. Juan Vicente Catret S.J.

Este domingo centrado en las parábolas de la semilla que crece sola y la del grano de mostaza, que se hace un gran arbusto, nos ofrece la ocasión de preguntarnos a nosotros mismos qué clase de árbol somos...

  Ello me recuerda que en mis tiempos de estudiante de segunda enseñanza, vino a clase un profesor de psicología y nos dijo que dibujásemos en un papel el árbol que quisiéramos...Luego, el profesor dividió los papeles en dos grupos, y llamó aparte a los que habían dibujado un árbol seco, sin ramas, como en invierno, como un esqueleto...Yo había dibujado una palmera con su ramita de cocos y todo, con lo cual debí ser juzgado como una persona no pesimista, con fruto...

  La enseñanza del profeta Ezequiel en la primera lectura y la del evangelio de Marcos, se unifican. Ezequiel pone en boca de Dios estas palabras: “Arrancaré una rama del alto cedro y la plantaré...para que eche brotes y dé fruto y se haga un cedro noble. Anidarán en él aves de toda pluma, anidarán al abrigo de sus ramas”.

  Y en el eangelio, después de la parábola de la semiente que crece sola, viene la del “grano de mostaza”, y se nos dice que: es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas”.

  Por lo tanto, primero debemos “dejar hacer” a Dios cuya palabra es viva y eficaz y tiene una fuerza interna irrestible, para hacernos crecer más y más en confianza, optimismo, servicio por amor, de modo que las personas que nos rodean en la familia y en la sociedad, se sientan contentas de vernos con ellas, sonriendo y riendo incluso de nuestros chistes de buen humor.

  Lo único que necesitamos es paciencia y confianza. Paciencia para dejar a Dios el hacernos y confianza de que Él nos hará crecer todo lo que quiera...hasta que lleguemos – como nos dice la segunda lectura de hoy, de S. Pablo – “al tribunal de Cristo, para recibir premio o castigo por lo que hayamos hecho en esta vida”.

  Chiara Lubich (1920-2008), fundadora del “Movimiento Focolare”, en su libro “La Palabra de Dios”, escribió: “La Palabra debe ser nuestro primer amor entre todos, debe ser el pilar sobre el que se apoya nuestra existencia, la raíz de la que florece nuestra vida. La Palabra es la que debe iluminar en cada momento cualquier actividad nuestra, enderezar y corregir todas la expresiones de nuestra vida”...

  Se refiere a esa “Palabra de Dios” que es la semilla que sembrada en nuestra tierra nos hace crecer...

  Quiero terminar con una poesía de Cristina Arteaga (1902-1984), monja jerónima española que entona:

           SIN SABER QUIÉN RECOGER, SEMBRAD

  Sin saber quién recoge, sembrad,

serenos, sin prisas,

las buenas palabras,

acciones, sonrisas;

sin saber quién recoge, dejad

que se lleven la siembra las brisas.

  Con un gesto que ahuyenta el temor,

abarcad la tierra:

en ella se encierra

la gran esperanza para el sembrador.

Abarcad la tierra.

  No os importe no ver germinar

el don de alegría.

Sin melancolía,

dejad el capricho del viento volar

la siembra de un día.

  Las espigas dobles romperán después;

yo abriré la mano

para echar mi grano,

como un armoniosa promesa de mies

en el surco humano.

   Brindará la tierra su fruto en agraz,

otros segadores

cortarán las flores,

pero habré cumplido mi deber de paz,

mi misión de amores.

 

 j.v.c.


En breve

ORACIÓN DE SAN IGNACIO Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y voluntad: Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno. Disponed conforme a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que esto solo me basta

15 DE SEPTIEMBRE: DOMINGO 24 DEL TIEMPO ORDINARIO

LA MISERICORDIA DE DIOS

Las tres lecturas de este domingo nos hablan de “la misericordia de Dios”.