Documento sin título

Homilías

28 DE ENERO: DOMINGO 4 DEL TIEMPO ORDINARIO

JESÚS: EL PROFETA ANUNCIADO desde Tokyo por Juan Vicente Catret S.J.

Este domingo nos presenta en el Evangelio a Jesús como “el profeta anunciado por Moisés, tal como está escrito en el libro del Deuteronomio, de la primera lectura: “suscitaré un profeta de entre sus hermanos, como tú”...

 

                    Sí, Jesús es ese profeta especial que va a las sinagogas a enseñar, y se quedaron asombrados de su enseñanza, porque no enseñaba como los letrados, sino con autoridad”.

  ¿De dónde le viene a Jesús su autoridad?...De que no hay distancia o separación entre su decir y obrar, las dos cosas van unidas, son uno.

  Y Jesús muestra las señales del profeta verdadero:

  • Tiene ojos abiertos para ver el bien y el mal...
  • Libertad y coraje para actuar...
  • Inteligencia para ver lo que hay que corregir, arreglar...ver la verdad...
  • Humildad y pasión, sin presunción pero abocado a ayudar, a arrojar el mal...por amor a todos los necesitados..

El primer milagro de Jesús en el evangelio de esta año B de la liturgia, nos presenta a Jesús arrojando a un demonio de un pobre hombre...

   Y en el Evangelio de Juan, se nos presenta como primer milagro de Jesús el cambiar el agua en vino...

  Diría que los dos milagros son como el hacer una fotografía: primero el “negativo” en blanco y negro: arrojar al demonio; y segundo, la foto positiva en colores: convertirse de agua insípida en vino generoso que alegra a todos...

  San Buenaventura (1218-1274), en un sermón dijo:

“Tenéis un solo maestro, Cristo...Cristo es, en efecto, el reflejo de la gloria del padre e impronta de su ser, que sostiene todo por su palabra poderosa. Él es el origen de toda sabiduría. El Verbo de Dios en las alturas, es la fuente de la sabiduría. Cristo es el manantial de todo saber auténtico. Es, en efecto, el camino, la verdad y la vida. En cuanto camino, Cristo es el maestro y principio del conocimiento según la fe. Por eso, Pdro enseña en su segunda carta: Tenemos también la palbra de lso profetas, que es firme, y hacéis bien en dejaros iluminar por ella, pues es como una lámpara que alumbra en la oscuridad. Cristo es el principio de toda revelación por su advenimiento en el espíritu, y la afirmación de toda autoridad por su advenimiento en la carne.

  El poeta Alonso Martín Braones (1644-1695) en su poesía:       

       

                   LOS DIVINOS MILAGROS

 

  A la voz que estas obras esparcían,

y el poder del Señor manifestaban,

innumerables hombres acudían,

ejércitos de gentes se juntaban;

los que enfermos se hallaban pretendían

sanidad, y, dichosos, la lograban,

pues Jesús a su amor echando sellos

rogó con la salud a muchos de ellos...

  ¡Quién a hacer bien, Jesús, de ti aprendiera!

¿Quién tus heroicas obras imitara!

¡Quién a todos los pobres socorriera!

¡Quién la salud a enfermos dar pudiera!

¡Quién a todas las almas consolara!

Dame para hacer bien, Señor clemente,

de tu poder un rasgo solamente”...

 


En breve

ORACIÓN DE SAN IGNACIO Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y voluntad: Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno. Disponed conforme a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que esto solo me basta

15 DE SEPTIEMBRE: DOMINGO 24 DEL TIEMPO ORDINARIO

LA MISERICORDIA DE DIOS

Las tres lecturas de este domingo nos hablan de “la misericordia de Dios”.