Documento sin tŪtulo

Homilías

6 DE ENERO: LA EPIFAN√ćA (En Chile, domingo 7)

‚ÄúUNA FE LIMOSNERA‚ÄĚ

Esta expresi√≥n aplicada a los Reyes Magos era muy querida por el cardenal Martini. Dec√≠a √©l que los sumos sacerdotes y escribas ten√≠an una ‚Äúfe prefabricada‚ÄĚ, condensada en f√≥rmulas definitivas, tranquila, satisfecha de su saber. Pero los Magos son ‚Äúlimosneros‚ÄĚ: preguntan ‚Äú¬Ņd√≥nde est√°?‚ÄĚ, porque quierer ir, buscan, ‚Äúse pusieron en camino‚ÄĚ...

    Hoy, la Epifanía, es una segunda Navidad, es la “Navidad de los paganos”...de los venidos de Oriente, de la periferia...todos nosotros.

  El Beato cisterciense Guerrico de Igny (1070-1157), en su sermón de la Epifanía dijo:

  En este día, Señor, revelaste a tu Hijo unigénito a los pueblos gentiles.

  Por su benevolencia, este día santificado por la luz radiante de la Iglesia ha brillado sobre nosotros. Por eso, te damos gracias, luz verdadera que ilumina a todo hombre     que viene al mundo, y precisamente por esto ha venido al mundo en forma humana, para que Verbo, la palabra de Dios, sea la lámpara que ilumina mis pasos...Has venido ya, oh Luz de los creyentes, y hoy nos has dado el gozo de ser iluminados por la fe, que es nuestra lámpara. Danos siempre el gozo de ver tu luz sobre lo que en nosotros queda de tiniebla.

  Este es el camino que debes seguir, alma fiel, para llegar a la patria donde las tinieblas serán como el mediodía y la noche será tan clara como el día. Entonces tú verás y estarás radiante, tu corazón se maravillará y se dilatará, cuando toda la tierra esté llena de la majestad de la luz infinita y en ti se manifieste su gloria. ¡Venid caminemos a la luz del Señor! Entonces marcharemos como hijos de la luz de claridad en claridad, como conducidos por el Señor que es Espíritu”.

  Termino con la poesía del poeta de Valladolid Jorge Guillén (1893-1984), titulada:

                     EPIFANÍA

  Llegan al portal los mayores,

Melchor, Gaspar y Baltasar.

Se inclinan con sus esplendores

y al Niño adoran sin cantar.

  Dios no es rey ni parece rey.

Dios no es suntuoso ni rico.

Dios lleva en sí la humana grey

y todo su inmenso acerico.

  El cielo estrellado gravita

sobre Belén, y ese portal

a todos los hombres da cita

por invitación fraternal.

  Dios está de nueva manera,

y viene a familia de obrero,

sindicato de la madera,

el humilde es el verdadero.

  Junto al borrico, junto al buey

la criatura desvalida

dice en silencio: No soy rey,

soy camino, verdad y vida.

 

  j.v.c. 


En breve

TALLER DE DISCERNIMIENTO

Hay momentos donde no es fácil discernir qué espera Dios de nosotros en tiempos difíciles. Se ofrece una ayuda. Infórmese en pallamares@gmail.com