Documento sin ttulo

Homilías

31 DE DICIEMBRE: FIESTA DE LA SDA. FAMILIA

“JUVENTUD DE CORAZÓN” desde Tokyo por Juan Vicente Catret S.J.

Hoy es la fiesta “de los abuelos” o mejor dicho de “la juventud del corazón”, porque los abuelitos Simeón y Ana, que salen en el evangelio son modelo de eso: “son jóvenes de espíritu”. Nos enseñan las cualidades de ello

  • Mirar al futuro, no al pasado: no podían morir sin ver antes al Salvador.
  • Estaban preparados para encontrarle acudiendo a rezar en el Templo, con esperanza viva y ardiente.
  • Conservaban los sentidos en perfecta eficiencia para no faltar a la cita decisiva: ver, oír, tocar, olfatear y gustar con los sentidos del alma...

Así pues, el niño Jesús ha sido tomado en brazos por un joven de nombre Simeón y por una muchachita de nombre Ana.

Y luego, se nos dice que la Sagrada Familia de José, María y el niño Jesús se fueron a Nazaret donde el niño crecía en las “Tres Eses”, a saber: Salud, Sabiduría y Santidad...

  Hoy se nos llama a ser una “familia unida”: por el amor, en torno a los abuelos con corazón joven.

  Ya en la primera lectura, del Eclesiástico, escuchamos una exhortación en este sentido: “Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre la prole”...

  También S. Pablo, en la segunda lectura, nos exhorta: “sea vuestro uniforme: la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión...Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados”...Yo añadiría “con Villancicos de Navidad”. ¿cantáis algunos alrededor del Belén de vuestras casas?”...Yo me acuerdo que de niño, así lo hacíamos en casa, y de que comprábamos figuritas para el Belén con nuestros ahorritos, y cada año era más grande, con más pastores, ovejas, montañas de corcho, etc.

  Pidamos hoy para que la Iglesia sea cada vez más una comunidad familiar donde reine el amor.

  Por la sociedad, para que proteja el núcleo fundamental de la familia.

  Por todas las familias, para que fomenten la unidad con las virtudes domésticas...

  El Papa Juan Pablo II en su mensaje de Navidad de 1994 hizo esta oración:

  “Familia, Sagrada Familia, Familia estrechamente unida al misterio que contemplamos el día del nacimiento del Señor, ¡guía con tu ejemplo a todas las familias de todo el mundo! Hijo de Dios, presente entre nosotros en el seno de una familia, concede a todas las familias poder crecer en el amor y contribuir al bien de toda la humanidad...Enséñales a renunciar al egoísmo, a la mentira, a la búsqueda desenfrenada del provecho personal. Ayúdalas a desarrollar, bajo tu inspiración, las energías inmensas del corazón y de la inteligencia”.

 Quiero terminar con Romance anónimo que me gusta mucho y se titula:   

   CAMINO DE VUELTA A NAZARET

 

  Camina la Virgen pura,

camina para Belén,

con su niñito en los brazos,

que más bello que el sol es.

En la mitad del camino

pidió el niño de beber.

  • No pidas agua, mi vida;

no pidas agua, mi bien,

que van los ríos muy turbios

y no se pueden beber.

Un poquito más alante

hay un verde naranjel,

cargadito de naranjas

que más no puede tener.

Un ciego le está cuidando,

ciego que no puede ver.

  • Ciego, mi buen cieguecito,

si una naranja me dier

para la sed de este niño

un poquito entretener.

  • Coja usted, buena Señora;

coja usted, buena mujer,

y en cogiendo para el niño

coja también para usted. 

La Virgen, como era virgen,

no cogía más que tres;

el Niño, como era niño,

todas las quiere coger;

cuantas el Niño cogía

volvían a florecer.

  • Toma, ciego, este pañuelo,

limpia los ojos con él.

Apenas marchó la Virgen

el ciego comenzó a ver.

  • ¿Quién sería esa Señora,

quién sería esa mujer,

quién sería esa Señora

que me ha hecho tanto bien?

Si será la Virgen pura

y el Niñito de Belén,

si será la Virgen bella

y el glorioso San José.

 


En breve

ORACIÓN DE SAN IGNACIO Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y voluntad: Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno. Disponed conforme a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que esto solo me basta

15 DE SEPTIEMBRE: DOMINGO 24 DEL TIEMPO ORDINARIO

LA MISERICORDIA DE DIOS

Las tres lecturas de este domingo nos hablan de “la misericordia de Dios”.