Documento sin ttulo

Homilías

24 DE DICIEMBRE: DOMINGO CUARTO DE ADVIENTO

LA VIRGEN DEL “SÍ” porJuan Vicente Catret S.J.

Este último domingo de Adviento de Navidad, víspera de la Navidad del Señor, se centra en la figura de su madre María, a la que llamamos “la Virgen del Sí”, porque al ruego de Dios Padre por medio del arcángel San Gabriel de que sea la madre de su Hijo encarnado, responde afirmativa y humildemente: “Hágase en mí según tu Palabra, he aquí la esclava del Señor”.

                

   Nos muestra en esa respuesta del “sí”, cuatro cualidades que queremos aprender, a saber:

  • Su silencio luminoso más eficaz que cualquier palabra,
  • Su actitud de escucha,
  • Su extraordinaria capacidad de recibir,
  • Su sublime pasividad.

San Bernardo, en su libro “Alabanzas de la Virgen María 4, 11, dice lo

siguiente:

 “Escuchemos la respuesta de aquella que fue elegida para ser Madre de Dios sin perder su humildad: He aquí la esclava del Señor, que se haga en mí según tu palabra. Diciendo estas palabras, María expresa más bien su vivo deseo que no la realización de él, como quien tuviera alguna duda acerca de su cumplimiento. No obstante, nada nos impide ver en su hágase una “oración”. Porque Dios quiere que le pidamos incluso las cosas que él nos promete. Sin duda, esta es la razón de que empiece por prometernos muchas cosas que tiene deicidido darnos: la promesa despierta nuestra piedad, y la oración nos hace merecedores de lo que gratuitamente recibimos.

  La Virgen lo ha comprendido, ya que al don gratuito une el mérito de su oración: Que se haga en mí según tu palabra. Que la Palabra eterna haga en mí lo que dice tu palabra hoy. Que la palabra que desde el origen está junto a Dios se haga carne en mi carne según tu palabra. Que esta Palabra no sea solo perceptible a mis oídos sino visible a mis ojos, palpable a mis manos, que yo la pueda llevar en mis brazos. Que no sea una palabra escrita y muda, sino la Palabra encarnada y viviente; no por signos inertes trazados sobre un pergamino seco, sino una Palabra en forma humana, impresa y viva en mis entrañas. Después de hablar Dios muchas veces y de diversos modos antiguamente a nuestros mayores por medio de los profetas, Su palabra les fue dada a conocer. A proclamar y a practicar. En cuanto a mí, yo pido que se instale en mis entrañas. Llamo a la Palabra insuflada en mí en el silencio, encarnada en una persona, corporalmente unida a a mi carne.  Que se encarne en mí para el mundo entero”.

  Termino con la poesía de Bernardo Velado Graña (1922-2011), canónigo e hijo adoptivo de Astorga, titulada:

 

         RUEGA POR NOSOTROS, MADRE DE LA IGLESIA

 

  Virgen del Adviento

esperanza nuestra,

de Jesús la aurora,

del cielo la puerta.

 

  Madre de los hombres

de la mar la estrella,

llévanos a Cristo,

danos tus promesas.

 

  Eres, Virgen Madre,

la de gracia llena,

del Señor la esclava,

del mundo la reina.

 

  Alza nuestros ojos

hacia tu belleza,

guía nuestros pasos

a la vida eterna.

 

  j.v.c. 


En breve

ORACIÓN DE SAN IGNACIO Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y voluntad: Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno. Disponed conforme a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que esto solo me basta

TODOS LOS SANTOS; 1 DE NOVIEMBRE

Sólo Tú eres Santo

Cada semana rezamos: "Sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tu Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre". ¿No lo hemos cantado y rezado miles de veces? "Lex orandi, lex credendi"... si lo estamos rezando con sinceridad es porque así lo creemos.