Documento sin ttulo

Homilías

26 DE NOVIEMBRE: SOLEMNIDAD DE CRISTO REY

UN REY PASTOR QUE SEPARA OVEJAS Y CABRAS, desde Tokyo por Juan Vicente Catret S.J.

Este último domingo del año litúrgico siguiendo al evangelio de San Mateo, nos presenta a Jesucristo, al fin de los tiempos, como Rey pastor que separa ovejas de las cabras, en un juicio final, que nos viene a decir que su “Reino es de Amor y Servicio”...

        Ya en la primera lectura, tomada del profeta Ezequiel se nos dice en boca de Dios: “Yo mismo en persona buscaré a mis ovejas siguiendo su rastro...Buscaré las ovejas perdidas, vendaré a las heridas, curaré a las enfermas...yo voy a juzgar entre oveja y oveja”...

  Y respondemos con el Salmo 22: “El Señor es mi Pastor, nada me falta”...

  Luego, en la segunda lectura, S. Pablo nos recuerda: “Cristo ha resucitado, primicia de todos los que han muerto. Si por un hombre vino la muerte, por un hombre ha venido la resurrección”...Y ese hombre, que es Cristo, nos juzgará...

  En el Evangelio, antes del juicio entre ovejas y cabras, Jesucristo Rey, nos ha dado ejemplo de su reino de amor y servicio a lo largo de su vida. Nos da su mensaje evangélico, la eucaristía divinizadora de su cuerpo, el agua purificadora del bautismo, el sacramento del perdón, el regalo de su Madre, la elevación a hijos de Dios por la gracia, el ejemplo y modelo de la oración cristiana y su muerte en cruz por nuestra salvación eterna.

  Y a lo largo de la vida pública de Jesús, vemos que empleó su poder, no para servirse de los hombres, sino para servirlos en sus necesidades corporales. Jesús dio de comer repetidas veces a los que no podían alimentarse; sanó de diversas dolencias a muchos enfermos, individual y colectivamente; dominó las fuerzas de la naturaleza en favor de los suyos y devolvió la vida a varios muertos.

  Por eso, la mejor forma de honrar a Jesucristo Rey es imitar su actitud de servicio a los hombres. ¿Cómo juzgará nuestras actividades? El servicio a los demás será el patrón oro para medir la pertenencia a su reino en el tiempo y su consiguiente reconocimiento en la eternidad. Aquí se manifiesta la identificación de Jesús con los seres humanos, la importancia que da al “sacramento de su cuerpo místico”.

  Santa Teresa de Calcuta, en su libro “Jesús, la palabra hablada” dice:

  “Jesús dice: cualquier cosa que hagáis al último de vuestros hermanos, es a mí a quien lo hacéis. Cuando acogéis a un niño, es a mí a quien me acogéis. Si en mi nombre ofrecéis un vaso de agua, es a mí a quien me lo ofrecéis. Con el fin de estar seguro de que habíamos comprendido bien lo que decía, afirmó que así es como seremos juzgados a la hora de nuestra muerte: Tuve hambre, y me distéis de comer. Estaba desnudo, y me vestisteis. No tenía hogar, y me alojasteis.

  No se trata simplemente de hambre de pan; es un hambre de amor, La desnudez no concierne solo al vestido; la desnudez es también la falta de dignidad humana y de esa magnífica virtud que es la pureza, así como la falta de respeto de unos por otros. Estar sin hogar no es solo no tener casa; estar sin hogar también es ser rechazado, excluido, no amado”.

  Hoy la poesía más adecuada es el soneto de Lope de Vega 81562-1635) titulado:

                       

EL BUEN PASTOR

 

 Pastor, que con tus silbos amorosos

me despertaste del profundo sueño;

tú, que hiciste cayado de ese leño

en que tiendes los brazos poderosos; 

 

 vuelve los ojos a mi fe piadosos,

pues te confieso por mi amor y dueño,

y la palabra de seguir te empeño

tus dulces silbos y tus pies hermosos.

 

Oye, pastor, pues por amores mueres,

no te espante el rigor de mis pecados,

pues tan amigo de rendido eres;

 

espera, pues, y escucha mis cuidados;

pero ¿cómo te digo que me esperes,

si estás, para esperar, los pies clavados?

 

 


En breve

ORACIÓN DE SAN IGNACIO Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y voluntad: Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno. Disponed conforme a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que esto solo me basta

TODOS LOS SANTOS; 1 DE NOVIEMBRE

Sólo Tú eres Santo

Cada semana rezamos: "Sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tu Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre". ¿No lo hemos cantado y rezado miles de veces? "Lex orandi, lex credendi"... si lo estamos rezando con sinceridad es porque así lo creemos.