Documento sin ttulo

Homilías

12 DE JULIO: DOMINGO 15 DURANTE EL AÑO

NO SER COMO “SACOS” SINO COMO “FUENTES”, por Juan Vicente Catret S.J.

Siempre que nos toca este evangelio del envío de los doce apóstoles, de dos en dos, por Jesús, en misión, a propósito de las advertencias o normas que les da, me viene a la mente el comentario que hace San Agustín acerca de esas palabras de Jesús: “No llevaréis alforja”...y “predicar la conversión, echar demonios, ungir con aceite a los enfermos y curarles”. Y el comentario de San Agustín es el título de esta homilía: “No ser como “sacos” sino como “fuentes”. Y esto va también para nosotros: todos los cristianos. Ser como un “saco” es ser egoísta, buscar todo lo bueno para sí mismo, olvidarse de los demás, no compartir los dones recibidos: alegría, bienestar, paz, alimentos ...

Ser como una “fuente” es ser generoso, salir de sí, darse en servicio a los demás, llevarles la paz y alegría de Jesús el Señor. Tal como nos lo presenta S. Pablo en la segunda lectura de este domingo: el Cristo cósmico por quien todo ha sido creado, el Cristo redentor en el que todo se recapitula.

 

  Por lo tanto, hoy se nos llama:

1º. A imitar a Jesús: que él sea el centro de nuestra vida y de nuestro mensaje a los demás, a todos nuestros prójimos. Jesús es la “fuente de agua viva” que nos llena siempre, que hace que no nos sequemos nunca dándonos a todos.

2º. Sentirnos llamados a una misión cada uno en particular, en el sitio en donde vivimos, trabajamos, sufrimos y nos alegramos.

3º. Llevar esa gran noticia de que somos perdonados, salvados, pacificados por Cristo. Convertirnos más y más a ello y testimoniarlo ante los demás. 

4º. Y todo es por el amor de Jesús derramado en nuestros corazones.

 

  A todos nos llama Jesús, lo mismo que en la primera lectura siente el profeta Amós cuando dice: “El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: Ve y profetiza a mi pueblo de Israel”.

 

  Concluyo con una poesía de Ana María Primo Yupera, que viene a propósito de ese darse a los demás como “fuentes” y que ella titula:

 

  COMPARTIR

 

          Si sufres,

yo a tu lado comparto tu dolor.

 

         Si lloras,

contigo en el silencio,

         llora mi corazón.

 

Cuando asome la risueña alborada

y brote de tu alma

una eterna canción,

         entonces...

unida a tu alegría

también cantaré yo.

 

         Tus llantos y tus cruces

tus amargas tristezas

tus horas de alegría

junto a ti vive siempre, siempre,

         mi corazón.

 

  j.v.c. 

 


En breve

ORACIÓN DE SAN IGNACIO Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y voluntad: Vos me lo disteis, a Vos, Señor lo torno. Disponed conforme a vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que esto solo me basta

DOMINGO 21° DEL AÑO LITÚRGICO, CICLO C

AL OTRO LADO DE LA PUERTA ESTRECHA

Dios quiere que “todos se salven”, o sea, que todos seamos infinitamente felices… para siempre. En el deseo de Dios no hay excepción: Todos significa todos, pero libremente.